sábado, 2 de octubre de 2010

El Facebook y sus consecuencias

No quiero tocar temas que afecten a nadie, pero es mejor desahogar toda la incomodidad que llevo dentro, y la única forma que encuentro es esta, escribiendo. Si alguien se siente afectado, pues deberá comprender lo que hago, así lo haga de manera arbitraria.
A veces mi tolerancia y mis ganas de establecerme en una realidad inexistente, y sentir que todo está bien aún sabiendo que no lo está, me lleva a una constante autodestrucción.
Hace unos días tuve un descontrol emocional, un disgusto que me gustó por sus consecuencias.
Un impertinente cometario generó entredichos en personas que era mejor mantenerlas distantes, pero lamentablemente se generó un enfrentamiento mediante mensajes inoportunos escritos por puro impulso. Todo comenzó por un comentario negligente de mi prima, un descuido tonto, quien comentó el estado de Facebook de Sandrita, mi ex enamorada, y yo, donde habíamos escrito de forma juguetona algunos pequeños cometarios inofensivos, el cual, mi prima, muy ingenua y tonta, malinterpretó, y luego comentó de forma ingenuamente venenosa una frase popular que dice: “donde hubo fuego… ”. Dicho comentario causó disgusto por parte del novio de Sandrita, a quien seguramente le incomodó todo lo escrito, desde mis comentarios juguetones hasta las respuestas cómplices de Sandrita, y, obviamente, la torpeza imperdonable de mi prima. Al ver todo lo escrito, quiso hacerse presente y, en consecuencia, comentó el estado de Facebook de Sandrita, pero su comentario fue desdeñoso, menospreciativo, humillador e indiferente.
Yo respondí de inmediato, diciendo: “lamento generarles problemas, lo siento, en serio. Espero que sean felices”, disculpándome por lo ocurrido y por el error que mi prima había cometido.
Luego se desencadenó una serie de entredichos y juramentos banales por parte de Sandrita, quien afirmaba querer a su chico, le juraba que lo quería solo a él, pero él, muy ofendido, denegó el estado de reconciliación y armonía, desconfiando del cariño de Sandrita, haciéndole un berrinche celópata por Facebook. (Ciertamente yo estaba de su parte(de parte del chico), yo tampoco creía que Sandrita sólo lo quisiera a él - lo dudo muy tajantemente -. Yo sé que ella aún me quiere, quizá en silencio y sin tanta intensidad como antes, pero aún me sigue queriendo. Quizá su cariño sea débil y escaso, pero me quiere. Un amor de años no se olvida tan pronto. Nuestra relación duró casi 4 años. Sé que si yo la necesitase en algún momento, ella acudiría a mí para ayudarme. Lo sé porque la conozco. Porque conozco la nobleza de su alma y he vivido los sentimientos que conserva en el corazón. Sé lo buena que es, y sé también que me guarda un cariño muy especial, por eso estoy seguro que me quiere, pero es mejor jurar que sólo lo quiere a él para no tener problemas.)

Después de leer la versión hecha por Sandrita asegurando que sólo lo quiere a él, el tipo escribió un mensaje refiriéndose a mí y al amor que le tuve a Sandrita, afirmando categóricamente y con excesiva seguridad que: “yo (él) he llenado a Sandrita de amor, cosa que tú nunca hiciste”. Al leer sus líneas no sabía si reírme o responderle, lo cierto es que me quedé perplejo frente al computador inundado de pensamientos nauseabundos. Desolado preferí no responder. Pensé que responderle sería como envilecerme. No quería ser parte de su juego. Si intentaba manipularme y creerse un tipo superior y prepotente, que se crea lo que quiera, no me interesa. Él quizá se siente muy halagado porque Sandrita le jura que lo quiere, pero ese cariño que Sandrita le dice tener, no se compara al interminable amor que sintió por mí, pues a mí me amó, y yo la amé más de lo que él podrá hacerlo, se lo aseguro. Pero preferí no comentarle porque a mí no me interesa convencerlo del cariño que Sandrita me tuvo o yo le tuve, me basta con que ella y yo sepamos que el amor que tuvimos fue real. Incomparable. Lo más tierno y embellecedor que nos ha podido pasar a tan corta edad. Por eso preferí mantener la educación y evitar que se genere más conflictos entre ellos.
Unas horas después, me percato que Sandrita borró todos los comentarios. Optó por lo más sabio, pienso. Hizo lo correcto.
PPor eso amé tanto a esa chica, me digo, porque sabe callar cuando es necesario, y sabe mostrar su cariño en momentos oportunos y, sobre todo, sabe decir palabras dulces y enternecer todo instante áspero y avinagrado con su prematura sabiduría adolescente. Sabe calmar las aguas turbias a base de dulzura y encanto, por eso amé tanto a esa chica, porque con hacer tan poco, hace mucho. Por eso la amé, porque en sus pequeños detalles está la grandeza de su amor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ASHH EdUardO lo siento yo lo hize sin querer escribi ese comentario PARA Q USTEDES X LO MENOS CRUZEN PALABRAS se digan cosas bonitas o k se yo ...yo no me inmaginaba k el idiota de su enamorado y va a cuestionarte o molestarte x mi cumpla .. perdoname primitO al final tu yo y sandra sabemos a kien amo realmente y tu tambien ..!

Pau dijo...

Coincido totalmente con tu prima, que donde hubo fuego cenizas quedan. No se si era tampoco para publicarlo asi de una, pero tambien, como vos, creo que Sandrita no se puede olvidar asi como asi de las cosas que vivio con vos.
Yo en su lugar no hubiera eliminado nada, por ahi me pondria mal que mi actual pareja no confie en el amor que supongo tenerle, mas allá de que las cosas vividas con otro (en este caso con vos) no se pueden olvidar, siempre quedan.
Desde mi vago punto de vista, no veo como solucion eliminar las cosas para arreglarlas, aunque reconozco que soy un poco rara y me gusta discutir a muerte (cosa que me lleva a muchisimas peleas posteriores, y consecuencias no tan esperadas).
Un beso y suerte Carlos, me encanta como escribis.

Publicar un comentario