lunes, 24 de agosto de 2009

¿Destino o amor?

No me siento enamorado. Acabo de terminar, no hace mucho, una relación sentimental. Los primeros días fueron difíciles de afrontar. Fueron noches largas, incesantes y por demás deprimentes. Noches donde no quería hacer nada, solo pensar en ella y sus labios, pensar en ella y sus caricias. Pensar en ella y en aquellos besos que solíamos darnos al anochecer bajo las estrellas que merodeaban la luna del firmamento. Era triste pensar que aquellos momentos se perderían con su partida.

Jamás entendí por qué me dejó. Ella me dio algunas explicaciones, pero no fue muy convincente.

Todo nos iba de maravilla. Yo la amaba y ella a mí, o al menos yo le creía cuando me lo decía. Incluso me dijo que me amaba después de terminarme, pero ahí no le creí. Creí que su "te amo" era simplemente una palabra de consuelo para no morir por su abandono. Lloré demasiado. Quise odiarla por su lástima, pero no pude, fue imposible. Cada intento por no pensarla me hacía recordarla más y con ello la depresión me consumía profundamente.

Durante el día trataba de buscar a mis amigos, trataba de hacer cosas que requiriesen de mucho esfuerzo para llegar exhausto a la noche y poder alcanzar el sueño. Me iba a jugar fútbol con mis amigos e iba a jugar Play Station con mi primo, jugábamos Winning Eleven. Yo sabía jugar mejor que él, pero me dejaba ganar para que él no se aburriese. En realidad hacía infinidades de cosas para mantener mi mente ocupada, por ratos lo lograba, sin embargo todo intento declinaba al anochecer, pues todos se iban, todas las personas con quienes podía mantener cierta distracción mental se marchaban, y yo me quedaba solo. Solo con mis recuerdos. Solo con mi dolor. Solo y siempre solo. No soportaba más. Imaginaba que estaba viviendo un mal sueño, que todo era una pesadilla real. Fueron días sumamente desafortunados.

Con el pasar de los días y meditando sobre mi vida, decidí no sufrir por aquella chica a la que tanto amé(digo amé porque no sé si la amo), no la veo hace tanto tiempo que ya ni recuerdo sus besos, no recuerdo el aroma de su piel ni su mirada. No recuerdo nada sino tan solo momentos en los cuales nos amábamos con locura.

A veces me pregunto si me pensará, si recordará , así como yo, aquellos momentos en los cuales fuimos tan felices, donde nos regalábamos el mundo entero y pensábamos estar una eternidad.

Con el tiempo supe que ella me dejó porque otra ilusión le sonreía. Hubiese sido injusto retenerla. Ella tenía todo el derecho de hacer con su vida lo que quisiese. No pretendí nunca atarla a mí, lo único que le pedí fue amor, ella no pudo sentirlo y por eso me dejó. Muchas veces pienso que ella fue el gran amor de mi vida, sin embargo, yo no fui el suyo.

Lamento no poder estar con ella ahora. Lamento no poder ayudarla en los momentos difíciles. Quizá encontró en otra persona palabras más acogedora que las mías. Quizá el amor para ella es aún una búsqueda incesante. Si supiera que la amé demasiado, que la amé como nunca he amado y que aún mantengo la esperanza de tenerla algún día entre mis brazos.

Hoy mi amor ha disminuido, o tal vez esté regocijado en lo más profundo de mi corazón esperando volver a tenerla cerca; para que así, este sentimiento vuelva a florecer como florecen las flores de primavera.

Quién sabe, sólo su presencia determinará el significado de lo que pueda sentir o haya sentido. Tanto tiempo ha pasado ya.

Cierta vez, cuando nos amábamos con locura desmesurada, le dije que cuando ella quiera alejarse de mí, lo haga, que no tema, que no importaba. Yo la esperaría todo el tiempo que tome, daba igual. No importaba lo que se demorase, yo esperaría siempre su regreso. Esperaría toda la vida, si es necesario.

Ahora esa ilusión se ha desquebrajado. En realidad no sé si la espere toda la vida, pero estoy seguro que mientras exista el amor ,la ilusión me hará esperarla. Si no es así, que el destino se encargue de nosotros.

Y quién sabe, quizá algún día la encuentre y la vuelva a tener cerca. Quizá al tenerla cerca le diga: te esperé tanto, que ya se me fue el amor.
No sé si el amor es para siempre, lo único que sé, es que mientras dure, hay que saber disfrutarlo…

3 comentarios:

estrellita* dijo...

churrisimo me encanto este texto....eres weno escribiendo !!!!

wuujjuuu..jeje

Angela Teresa Grigera dijo...

El amor es como las mariposas, cuando se van nunca regresan, y mas cuando se es tan joven, habrá muchos amores en tu vida hasta que llegue ese que te hará sentir la persona mas feliz del mundo, un elegido, el amor hace maravillas en el alma, solo debes estar atento, y cuando llegue no lo dejes ir.
Un saludo y espero seas muy pero muy feliz.

ann

anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com
www.poemasparamiamor.blogspot.com

m♥dernLOVE dijo...

se lo qe es pasar por eso...
amar te duele...
pero coincido
ai que saberlo disfrutar

Publicar un comentario