lunes, 6 de febrero de 2012

Fantasía o realidad

No entiendo cómo la pobreza y la injusticia social son temas que perduran en el tiempo y trascienden a pesar de las nuevas leyes y reformas que se crean. Este tema debería despertar el interés de todos porque es alarmante las cifras que grafican su realidad.

Según datos de la ONU, 11 millones de niños menores de cinco años mueren al año a causa de la pobreza, 7 millones de ellos no llegan a su primer cumpleaños. El hambre, siendo un derivante de la pobreza, mata más personas que el sida, la malaria y la tuberculosis juntas. Hoy en día hay más de 1,020 millones de personas desnutridas en el mundo, 925 millones de personas padecen de hambre ahora mismo y cerca del 60% de estas personas son mujeres. Realmente es triste enterarse de cifras o estadísticas porque en todas sólo se hallan resultados escalofriantes.

A nosotros nos regalaron la tierra como un lugar para vivir, pero nosotros lo modificamos y creamos un mundo de injusticia, de pobreza, donde gobierna el que tiene poder y predominan los prejuicios, el desdén, la marginación y la exclusión.


La necesidad económica y la falta de apoyo a nivel mundial son insuficientes. Sin ir tan lejos, recuerdo que hace unos meses cuando estaba en la Av. Javier Prado, una combi tenía a una mujer como cobrador, vestida con pollera y blusa. Era una mujer con rasgos andinos, muy segura de su desempeño laboral y con poca vergüenza al prejuicio arbitrario de las personas que, al igual que yo, la miraban de forma extraña, con cierta lástima en los ojos, quizá impactados por su presencia. Ciertamente esa imagen me dejó consternado. Al principio lo tomé como broma y con cierto humor, pero después concluí que la necesidad en este país hace que las personas trabajen de lo que sea con tal de ganarse algunos soles para sobrevivir.

Hace unos días, mientras preparaba este articulo, no encontraba un punto de partida, era tan extenso el tema que me perdía en mis ideas y al final no escribía nada. Me mantuve varios días así, incluso una noche mientras dormía, soñé que un niño me pedía ayuda. Yo no entendía dónde estaba ni quién era ese niño, pero su sola presencia me dejó triste.

El niñito carecía de ropa, vestía apenas un polo delgado que estaba muy gastado, un pantalón con agujeros y unas sandalias que dejaban ver sus piececitos maltratados y sucios. Sus ojos reflejaban un sufrimiento infinito, una infelicidad inmerecida e injusta. Yo no sabía qué hacer, lo único que se me ocurrió fue acercarme y empezar a conversar con él. Nos hicimos amigos muy rápido. Luego empezamos a jugar como si fuéramos amigos de toda la vida. Él estaba feliz, había olvidado su tristeza y su mirada ya no reflejaba el vacío desgarrador que tenía al principio.

Sinceramente el tema de la pobreza y de la injusticia social es un tema demasiado amplio, un tema que involucra varios aspectos, tanto social, económico como gubernamental. Este artículo es demasiado breve como para llegar a conclusiones severas o soluciones, Lo único que quiero es que cada persona, con lo poquito que pueda hacer, ayude a mejorar todo esto.

Yo no sé si la pobreza a nivel mundial se terminé. Quizá para ese entonces yo ya no exista, quizá sea sólo un sueño improbable, una realidad perdurable e infinita a la cual debemos acostumbrarnos o tan siquiera resignarnos, lo cierto es que debemos contribuir para minimizar todo el daño que la pobreza y la injusticia provocan.

Yo no entiendo por qué tantos países se empeñan en comprar armamentos e involucrarse en guerras sin sentido, cuando lo único que genera todo eso es malgastar el dinero que probablemente ayudaría a la gente pobre. Quizá si todos esos países que malgastan su dinero lo invirtiesen en la educación, se daría por fin la fantasía de la alfabetización mundial, pero estoy convencido de que en nuestros tiempos, ni quizá en ningún tiempo, se dé.

1 comentarios:

Boeciano dijo...

Pues tienes razón aunque yo recalcaría la pobreza interior de aquellos que pueden cambiar las cosas y no lo hacen por egoísmo, porque ostentan el poder


felicidades por el blog

Publicar un comentario