martes, 15 de diciembre de 2009

No lo lean

Ya no sé qué sentir. Pensé tantas cosas, tantas ideas ingenuas. Ideas que no tenían fundamento y que ahora sólo son una absurda realidad descabellada. Ya no interesa los tiempos ni las palabras. Y qué va a interesarme si todo se ha dicho ya. Más palabras simplemente alterarían el orden sentimental de un corazón malherido.

Qué pena, pudo haber sido mejor.

¿Ahora qué sucederá?, ¿Qué pasará con aquellos juramentos de amor que no se realizaron y que nunca se realizarán? Seguro encontraste un motivo suficiente para marcharte. No lo sé. Tampoco pretendo justificar la razón de tu abandono, de esta cruel soledad a la que injustamente me has sometido. Me siento como no debería sentirme, y no es culpa tuya, sino mía por amarte como lo hago. Me enamoré perdidamente y no fue un error. El error sería, en todo caso, que tú no hayas sentido lo mismo.

Me enamoraría nuevamente de ti una y mil veces más. Me enamoraría incluso sabiendo que al final perderé, sabiendo que te irás y terminaré abandonado llorando sin consuelo, acompañado únicamente por tu recuerdo, por el recuerdo que un día nos perteneció y que hoy me lastima.

Hace unos minutos entre al Facebook y vi un comentario tuyo donde decías que ya te habías librado de mí, que estás feliz llevando la vida que llevas, y que tarde o temprano esto tenía que suceder. ¡Qué injusta eres! Si tan solo me hubiese ido a dormir sin fisgonear las estúpidas redes sociales que esta vez me jugaron una mala pasada, hubiese sido tan distinto todo. Quizá ya estaría durmiendo. Ahora comprendo que viví un amor histriónico. No sabes de qué consta el amor. No lo sabes porque tú no te has enamorado como yo de ti.

Sentí que un sudorcito frío se apoderó de mi alma y sometió mi cuerpo a un vacío espantoso cuando leí lo que habías escrito.

Me río y escribo. Escribo y sé que no tiene sentido hacerlo. No debería ni siquiera desperdiciar mis pensamientos en estas líneas frías e inútiles.
El sonido de la música que ahora escucho me consume. Cada palabra que escribo me hiere el alma como si tuviese mil espadas atravesándome el corazón.
Mientras mi rostro sonríe hipócritamente, sigo escribiendo estas líneas sin sentido. Mi alma llora y se lamenta de lo que pudo ser y no fue, simplemente porque no se quiso. No fue porque sencillamente nuestras almas no confabularon con un solo propósito, sino que cada quien surcó su camino y decidió enrrumbarse por travesías donde ya no había regreso. Yo volví mil veces contrariando esa lógica, contrariando mi destino, pero nunca nada funcionó. Y cómo ha de funcionar si es poco lo que se demostró y, peor aún, nunca le diste valor a mi amor

Espero estas sean mis últimas, sino la última, prosa triste que escribo en el año.
Todo pasa. Todo tiene un límite. Lo sé. Absolutamente todo tiene su final. Espero este sea el tuyo.

Mi alma está a punto de colapsar por tu actitud mezquina.

¿Culpable? Jamás lo encontraré, pero puedo asegurar que no complaceré el capricho de esta pena inconsolable que me mata, pues aunque no sepa cómo solventar este amor taciturno, todavía me queda dignidad. Sabré sobrevivir. Los años que he vivido a tu lado no serán en vano.

Es una pena porque siempre el recuerdo estará vigente en aquellos lugares donde un día te amé con el alma entera. Precisamente ahora la nostalgia se instala en mí, como si estuviese predestinado, como si se adjuntará a mi vida y esté condenado al sufrimiento eterno.
Por qué carajo me prometiste un mundo distinto si al final me ibas a dejar, si me ibas a engañar con un pillarajo malnacido. Tus palabras ya no valen nada, mujer, se difuminan como el humo del cigarro que ahora fumo.

Es poca la compasión que me queda. Espero todo esto culminé pronto. Esta vez lo superaré, estoy seguro que sí.

Hace unos instantes moría de sueño, ahora el sueño se ha esfumado y ha cedido el paso al rencor y al llanto. Me siento engañado por mí mismo. Y lo peor es que no tengo derecho a reprochar nada. Sólo quisiste experimentar conmigo en el amor. Fui tu rata de laboratorio.

Quizá esta historia pudo haber sido distinta, quizá pudo haber tenido una felicidad prolongada, pero ahora toda la fantasía queda ubicada en la vanidad de los sueños incumplidos, sueños que poco o nada importan a estas alturas. Las mentes echadas andar por polos distintos realizarán mejores logros individuales, ya no dependemos de nadie, ahora somos libres. Ve por donde quieras, yo haré mi camino sin ti.

Lo que un día fue fuego, hoy no es ni cenizas, sino tan solo escombros de lo que fue y nunca terminó de culminarse. Como todo, como nada, y qué importa todo y nada si así es el amor de extremista. Ya nada queda del ayer, sólo líneas de recuerdos imborrables donde estás tú, donde estoy yo, donde un día fuimos tú y yo y ahora no somos nada.

1 comentarios:

Brekiaz dijo...

El titulo m dio risa, pero el contenido no u.u andabas scribiendo esto cuando t pregnte si segias okupado x lo k tnias k aser en Power. ala ...y yo media weka no pregunte komo stabas. solo m dijiste k stabas scribiendo, pero x no ser metiche no pregunte :). bueno spero k stes bien, =/ va k boba frase. "star bien" el 2009 no fue bueno para muchos.Espero verte pronto oie. y arriba animos. Y lo siento si alguna vez t strese o t kai molesta =/ . sorri. bye bye (: unbzo.

Publicar un comentario